"Ignoramos el sentido del dragón, como ignoramos el sentido del universo, pero hay algo en su imagen que concuerda con la imaginación de los hombres,.."

"El Dragón posee la capacidad de asumir muchas formas, pero éstas son inescrutables."

de El libro de los Seres Imaginarios, Jorge Luis Borges





jueves, 19 de enero de 2012

Metereoloamorlógico

Yo sabía....
había un cielo de hieroglifos en tus párpados,
llovía poco,
pero el sol salía a diario en tu risa,
los vientos de tu pelo no tenían fin,
y la brisa de tu boca
acariciaba sin remedio
el amplio vuelo de las golondrinas
que inventaban la primavera.
Anochecía cada vez que te invadía
ese negro recuerdo de tu celda.
Amanecías de albas rosadas,  
exhultantes, magníficas,
cada vea que te soñaba abrazado,
y tus tormentas eléctricas
eran mi risa y mi descuido.
Tu ocaso fue una suerte de misterio,
un columpio sin freno,
una explicación sin pregunta,
un camello en el medio del mar,
una abeja en un jardín pintado...
En los días serenos y sin nubes,
te recuerdo...

martes, 17 de enero de 2012

Qué quieres saber?

Tú, qué sabes de mí?
Qué pretendes saber?
Podría contestarte sin querer
cosas que ni sé..
Cosas que cambiarán después
o inmediatamente dichas..
Porque ya se sabe
que la gravedad de las palabras
opera milagrosos cambios...
Podría contestarte sin pensar,
sin tener claro
si lo que digo es lo que es,
o lo que debiera
o lo que quisiera...
Podría enterarme mientras digo
y tu escuchas tus pensamientos.
Podría contestarte en la omisión,
en el silencio alborotado,
en los espacios entre
lo que te digo
y lo que no...

sábado, 7 de enero de 2012

Justo iba muriendo

Habranse visto poemas
creciéndose a los dolores,
casi tantos como a los amores,
las desidias, los ovidos
y los intentos de ser
alternativamente imaginados.

Pero pocas veces se escribe
a lo que no ha de ser
y aun puede estar siendo.
Al infinito insondable,
al parapléjico no, seguido de si.
A la suerte esquiva y mansa ,
a los albores del abandono,
al terco y aleatorio destino,
al sino demandante y aberrante,
a las renuncias silenciosas,
a las rimbombantes mentiras
que terminan siendo realidad,
a los silencios altaneros,
a las confesiones innecesarias,
a las distancias insobornables
que diluyen el espanto del microscopio,
a las injusticias sin defensa,
a la victimización reinvindicatoria,
a los hongos en los pies,
la pelusa en el ombligo,
a ennadecer de repente
y sorprenderse de ser uno mismo!
A todos esos instantes
que olvidamos prontamente,
porque nos aterran demasiado!