"Ignoramos el sentido del dragón, como ignoramos el sentido del universo, pero hay algo en su imagen que concuerda con la imaginación de los hombres,.."

"El Dragón posee la capacidad de asumir muchas formas, pero éstas son inescrutables."

de El libro de los Seres Imaginarios, Jorge Luis Borges





domingo, 3 de octubre de 2010


La mujer pájaro voló en la noche de tormentas violetas. Voló hacia tierras desiertas, sedientas de su luz. Dos lunas la acompañan.


Resistió ataques y todas las visiones. Sobrevivió esa noche y dos más. Debía llegar a los brazos que se alzaban en su espera. No sintió la punzada de la flecha, ni el viento helado ni el hambre ni la sed. Montada en su pasión, fue por él.


El estaba preso en su mazmorra de arena. Preso por siglos de convicciones ajenas. Preso de su miedo desaparecido. El creía en ella, la esperaba. Confiaba en ella. Sabía que si ella lo salvaba, él haría el resto. Pero para levantarse necesitaba es gesto. Estar seguro que valdría la pena el combate.


Ella no pensaba en si misma ni en el frío ni en las emboscadas de los hombres. Ella no veía las sombras que la acosaban ni miraba hacia atrás.

Ella era un corazón que volaba al encuentro. El era un gigante atrapado en una telaraña.


Ella lo vió. A lo lejos, en la oscura noche su amado la esperaba. Sintió un brillo que la traspasaba.

Se estiró feliz, en un suspiro, para abrazarlo y cayó sobre él.


Empapado de lágrimas y la sangre de su amada, el gigante bramó.


El gigante levanta con su puño la espada letal hacia el cielo rojo y negro de presagios. En su mano izquierda atesora una pluma blanca manchada de sangre.


Ese fue el día que la batalla comenzó.

2 comentarios:

  1. Espero los dibujos. Pronto!

    ResponderEliminar
  2. yo tambien kiero verlos,dulce hada de mis pesadillas mas brillantes!!

    ResponderEliminar