"Ignoramos el sentido del dragón, como ignoramos el sentido del universo, pero hay algo en su imagen que concuerda con la imaginación de los hombres,.."

"El Dragón posee la capacidad de asumir muchas formas, pero éstas son inescrutables."

de El libro de los Seres Imaginarios, Jorge Luis Borges





miércoles, 14 de septiembre de 2011

La Felicidad

La Felicidad tiene dos extremos. La expectativa ante el misterio, y la certeza de lo conocido.
Ambos, efímeros y mutables.
Nunca sabremos exactamente si la Felicidad depende del hecho de saber que pasará, o si la brevedad es el condicionante de la intensidad.
Los experimentos más allá de lo cotidiano que han logrado sostener artificialmente la sensación de la Felicidad han caído indefectiblemente en el "pozo negro" de las emociones.
Ante la imposibilidad concreta de retener el estado de Felicidad fomentamos su reincidencia, generando un estado que hace factible su aparición esporádica y sorpresiva. Pero, mantener el equilibrio en una realidad inestable, provoca posponer, negar o postergar el caos, y en algún momento, este irrumpe, y cual un volcán estalla el interior comprimido y se libera, se dispersa en el cosmos, vuelve al origen.
Muchas veces, en alguna fortuita repetición creemos ver un patrón. Así caemos en "creencias" alienantes y condenatorias. Como la de creer sotovoce que después de un gran sufrimiento debe venir un premio. Como si el Universo fuera un ser paternalista que pudiese sentirse culpable por no habernos cuidado y se sintiera obligado a compensarnos!. Seguimos trasladando nuestros accionares enfermos a fetiches imaginarios.

Estamos solos. Somos responsables de lo que nos pasa, podemos manipular un alto porcentaje de lo que no podemos y solo en estados superiores podemos aspirar a emociones más allá de lo humano.

Nunca sabremos si la Felicidad existe en sí misma o consiste en su esperanza de búsqueda, como un trofeo por que algo habremos hecho para merecerla! Tal vez solo sea una consecuencia química de la curiosa espera, generosamente condimentada, del frondoso imaginario.....Como un acto largamente pensado, planeado, diseñado.
Transcurre verdaderamente? Es una percepción de la concreción del deseo? O un simple registro de estado de ondas vibrantes que no pueden detener su acceso a los extremos de la frecuencia?
Es lo que podemos...por ahora..... pero irrenunciablemente, seguimos participando.

Lo único concreto, es que comer chocolate me hace feliz, hasta que siento el ruido del papel vacío!.....

No hay comentarios:

Publicar un comentario