"Ignoramos el sentido del dragón, como ignoramos el sentido del universo, pero hay algo en su imagen que concuerda con la imaginación de los hombres,.."

"El Dragón posee la capacidad de asumir muchas formas, pero éstas son inescrutables."

de El libro de los Seres Imaginarios, Jorge Luis Borges





miércoles, 8 de junio de 2011

Unidad

Ni siquiera yo puedo saber en que me transformaré. Cada día el cambio es apenas perceptible. Hace tanto, recuerdo, creía que los estados eran costras duras, inamovibles y que si estaba triste, se era una persona triste. Sonrío. Mi inocencia de entonces es algo que valoro. Luego, por intermedio de sabios pensadores y obligados silencios meditativos, me fui adentrando más y más en el particular mundo de la observación de mi mísma en el caleidoscopio de la otredad. Allí descubrí cosas interesantes y cosas que prefiero no recordar, aunque las tengo presentes. Descubrí que jamás me levantaría un día siendo la misma de ayer.
Esta sencilla fascinación desató primeramente, tormentas especulares y remolinos seculares, pero a poco que el polvo se aquietó sobre la mesa, hube de enfrascarme en la tenencia serena de la nueva convicción. No hay tiempo para vivir y pensar sobre el vivir. Hay un solo manejo que acordar y es dar poder a la intuición como guía y el corazón como curador. Abstraerse de manejos concretos, concentrarse en direcciones abstractas. En una palabra hacer silencio para poder escuchar el ritmo sinuoso y eficaz de la vida. Hay una dirección prevista antes del inicio (y no hablo de este inicio) y esa es la dirección que hay que encontrar, no la que hay que inventar. Hay un modo de hacer las cosas bien y millones de modos de demorarse. La realidad es un experimento. Un tablero donde se desarrolla la teoría. La única materia esencial es el misterio. Entregarse al misterio de las horas es lo suficientemente contundente como para desvanecer la intensidad de todos los medidores. No somos más que celosos habitantes de esto que llamamos con dos letras Y O. En la continuidad de la especie esta inscripta la senda de la especie. Oponerse, es entregarse a laberintos devoradores de conciencias. El único baluarte y bastón es la Libertad. Sin mi, sin ti , sin nosotros, sin nada que impresione la sensacion primigenita de estar unidos, es posible trascender en masa hacia el siguiente estado. Del único modo posible de unidad que existe, que es, que ya estábamos unidos. Todo lo posible, ya es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario